Mundo

El presidente Joe Biden hablará el viernes con Xi Jinping de China.

today18/03/2022 3

Background
share close

Esta llamada llega en un posible punto de inflexión para los lazos entre Estados Unidos y China. Los funcionarios de la Casa Blanca observan con creciente preocupación la incipiente asociación entre Xi y el presidente ruso, Vladimir Putin, y la respuesta de China a la invasión rusa de Ucrania ha resultado preocupante para los observadores occidentales. Beijing no parece ser ni un apoyo total ni una oposición directa, lo que crea una postura incierta que Biden espera descifrar, y en la que espera influir, cuando hable con Xi el viernes.

Los funcionarios de la Casa Blanca dijeron que esperaban que la llamada fuera intensa; una reunión preliminar entre los asesores de los dos líderes se prolongó durante siete horas a principios de esta semana. Y Biden aumentó las apuestas cuando aludió a su llamada un día antes, declarando que su homólogo chino “no cree que las democracias puedan sostenerse en el siglo XXI”.

1. La llamada Biden-Xi llega en un momento crítico de la guerra entre Rusia y Ucrania

Biden hablará con Xi en un momento clave. Según funcionarios estadounidenses, China está sopesando si brindar asistencia militar o financiera a Rusia, que la ha solicitado ya que su ejército sufre grandes pérdidas en Ucrania. Si China está de acuerdo, podría empañar su relación con Occidente en las próximas décadas.

“Nos preocupa que estén considerando ayudar directamente a Rusia con equipo militar para usar en Ucrania”, dijo el jueves el secretario de Estado, Antony Blinken, confirmando lo que otros funcionarios estadounidenses habían estado advirtiendo durante días.

Estados Unidos ya ha transmitido a algunos aliados de la OTAN que cree que China tiene cierta voluntad de apoyar a Rusia, aunque Moscú niega haberlo pedido y Beijing dice que no está brindando ninguna ayuda.

Los funcionarios estadounidenses dicen que creen que Xi se ha inquietado por la invasión rusa y el desempeño de las fuerzas armadas de Rusia, que ha experimentado reveses logísticos y estratégicos desde que comenzó la invasión hace más de dos semanas.

Mirando desde Beijing, a Xi le tomó por sorpresa que su propia inteligencia no había podido predecir lo que sucedería, a pesar de que Estados Unidos había estado advirtiendo sobre una invasión durante semanas, dijeron los funcionarios.

2. China podría proporcionar a Rusia apoyo diverso

Los funcionarios estadounidenses no creen que China esté dispuesta a proporcionar a Rusia grandes equipos ofensivos como tanques o aviones. En cambio, los funcionarios dijeron que creían que era más probable que China enviara artículos más pequeños como comida, municiones, repuestos o equipos de vigilancia, si es que envían algo.

Los funcionarios dijeron que todavía era posible que China ayudara a Rusia a aliviar el efecto de las sanciones occidentales a través del apoyo financiero, aunque es poco probable que el país pueda mitigar por completo los efectos de las medidas estadounidenses y europeas.

En su llamada telefónica, Biden espera aclararle a Xi las desventajas de ayudar a Rusia en la guerra, ya sea a través de asistencia militar o financiera. Él “dejará en claro que China asumirá la responsabilidad de cualquier acción que tome para apoyar la agresión de Rusia y no dudaremos en imponer costos”, dijo Blinken.

Se asume ampliamente que Xi asegurará un tercer mandato histórico en el poder durante el 20º Congreso Nacional del Partido Comunista en Beijing este otoño. Durante un año tan importante, los expertos occidentales creen que Xi será particularmente consciente de los riesgos económicos que plantean las sanciones secundarias. El comercio entre la Unión Europea y China superó los 800.000 millones de dólares el año pasado y el comercio entre Estados Unidos y China superó los 750.000 millones de dólares, según datos oficiales de China, mientras que su comercio con Rusia fue de poco menos de 150.000 millones de dólares.

Sin embargo, sigue existiendo un debate en curso dentro de la administración sobre qué medidas tomar contra China si decide ayudar a Rusia. Biden y su administración se negaron a discutir públicamente exactamente qué opciones están considerando, pero advirtieron que habrá “consecuencias” para China si apoya a Rusia.

3. EE.UU. debe gestionar una asociación de ‘sangre fría’ entre Rusia y China

Incluso antes de que Rusia invadiera Ucrania, los funcionarios estadounidenses observaban con cautela cómo Putin y Xi se acercaban más. El director de la CIA, Bill Burns, dijo la semana pasada que la asociación se basaba en “muchas razones de sangre fría”.

Los dos líderes declararon que su relación “no tenía límites” en un extenso documento en febrero, cuando Putin visitó Beijing para conversar y asistir a la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Invierno. El documento vio a China respaldar la demanda central de Rusia a Occidente, con ambas partes “oponiéndose a una mayor ampliación de la OTAN”.

Desde entonces, la asociación sin límites ha sido puesta a prueba mientras Xi sopesa cómo responder a la guerra de Rusia en Ucrania. La respuesta en evolución de Beijing, desde negar que ocurriría una invasión hasta intentar evitar la condena occidental al presentarse como dispuesto a participar en la mediación, ha sido monitoreada de cerca por la Casa Blanca.

Los funcionarios estadounidenses han visto señales contradictorias. Cuando China se abstuvo de un voto de reprimenda de las Naciones Unidas contra Rusia, fue visto como una señal de que Beijing se estaba distanciando. Y un alto funcionario chino dijo el mes pasado que se debe respetar la soberanía de Ucrania.

Pero otras señales han apuntado hacia una postura más complaciente, incluida la amplificación de China de la desinformación rusa. Y altos funcionarios estadounidenses han dicho que la falta de denuncia es suficiente indicación de dónde radica la lealtad de China.

“Creemos que China en particular tiene la responsabilidad de usar su influencia con el presidente Putin y defender las reglas y principios internacionales que profesa apoyar”, dijo Blinken el jueves. “En cambio, parece que China se está moviendo en la dirección opuesta al negarse a condenar esta agresión mientras busca presentarse como un árbitro neutral”.

4. Los aliados de EE.UU. en Asia están observando de cerca la reacción de China a la guerra de Ucrania

La invasión de Rusia a Ucrania, violando su soberanía y enviando a Europa a su peor conflicto en décadas, ha provocado ondas de ansiedad en todo el mundo. Un lugar que observa de cerca es Taiwán, la isla autónoma reclamada por China.

Beijing recientemente intensificó los vuelos militares cerca de la isla y advirtió contra el apoyo estadounidense. En los primeros días del conflicto de Ucrania, se temía que la invasión de Rusia pudiera presagiar una invasión china de Taiwán, aunque no parecía inminente.

Desde entonces, los funcionarios estadounidenses han minimizado los paralelismos y han dicho que, en todo caso, la respuesta unida a Rusia puede hacer que China reconsidere los planes que tenía para Taiwán. La invasión de Rusia ha galvanizado no solo a Occidente y la OTAN, sino también a los países de Asia-Pacífico, un resultado para el que la inteligencia estadounidense creía que Xi no estaba preparado, suponiendo en cambio que los intereses económicos evitarían que los países impusieran sanciones severas.

Incluso algunos miembros del propio equipo de seguridad nacional de Biden se sorprendieron de la rapidez con la que algunos aliados de Estados Unidos en Asia, incluidos Japón y Australia, estuvieron dispuestos a imponer sanciones a Rusia tras su invasión.

5. Biden y Xi tienen una larga historia, y visiones del mundo muy diferentes

A Biden le gusta citar las largas horas que pasó con Xi cuando ambos se desempeñaban como vicepresidentes de su país. Ha afirmado haber pasado más tiempo con Xi que con cualquier otro líder mundial.

Sin embargo, no se han visto cara a cara desde que Biden asumió el cargo y Xi no ha salido de China durante la pandemia de covid-19. Eso les ha dejado reunirse en conferencias web o hablar por teléfono, lo que un Biden dinámico dice que no lo encuentra ideal.

La reunion digital entre Joe Biden y XI Jinping

Él y su equipo han trabajado para establecer una política de competencia dirigida con China. Mantuvieron los aranceles impuestos por el expresidente Donald Trump y criticaron a China por no cumplir con sus compromisos de un acuerdo comercial de la era Trump.

Antes del conflicto en Ucrania, Biden parecía tener la intención de reorientar la política exterior estadounidense hacia Asia, donde considera que la competencia entre Estados Unidos y China es un desafío definitorio del próximo siglo.

Y aunque la crisis de Ucrania ha preocupado a la Casa Blanca en las últimas semanas, los funcionarios insisten en que aún pueden mantener su visión primordial.

Fuente CNN.com

Written by: NotiHoy

Rate it

Previous post

Mundo

Medidas anti-sanciones: Rusia se dispone a confiscar cientos de aviones a propietarios extranjeros

Rusia está confiscando cientos de aviones comerciales propiedad de empresas de leasing estadounidenses y europeas, una señal más de los desafíos que enfrenta la industria aérea del país debido a las sanciones tras la invasión de Ucrania. El presidente Vladimir Putin firmó este lunes una ley como parte de las medidas antisanciones que permitirá a las aerolíneas rusas registrar los aviones alquilados a compañías extranjeras en Rusia, donde se les […]

today17/03/2022 2

Post comments (0)

Leave a reply


0%