Mundo

La guerra de Ucrania está ahora en un “punto muerto sangriento”

today21/03/2022 4

Background
share close

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, ha hecho su llamado más ferviente hasta el momento para las conversaciones de alto el fuego con Vladimir Putin, pero el presidente ruso, hasta ahora inamovible, ha dado una respuesta despiadada aumentando las atrocidades contra los civiles.

Zelensky le dijo a Fareed Zakaria de CNN el domingo que está listo para hablar con Putin en cualquier momento. Su oferta llegó más de tres semanas después de una guerra que parece estar entrando en una nueva etapa más estancada en el campo de batalla. Y si bien eso cuenta como un éxito militar extraordinario para Ucrania, que ha sido superada en armas, también dejará a sus ciudades y personas aún más vulnerables a los brutales bombardeos rusos.

“Es un punto muerto. Pero debemos señalar que es un punto muerto sangriento”, dijo el domingo el exdirector de la CIA David Petraeus, un general retirado que sirvió en Iraq y Afganistán, en “State of the Union” de CNN. “Además, podría decirse que es una batalla de desgaste”.

Las tropas de Moscú se están atrincherando alrededor de Kyiv en medio de crecientes dudas sobre su capacidad para capturar la capital. Se están produciendo batallas campales en el sur, donde los rusos tienen como objetivo el acceso al Mar Negro en las ciudades de Mariupol y Odessa, y en el este del país. Según los informes, los rusos han sufrido muchas bajas junto con la pérdida de una serie de oficiales superiores. Y el Kremlin está recurriendo cada vez más a bombardeos mortales de misiles y artillería e incluso, en una escalada alarmante, armas hipersónicas después de que se desvanecieron sus expectativas iniciales de una guerra relámpago que podría tomar rápidamente el control de Ucrania.

En el último escándalo del domingo, las bombas rusas impactaron una escuela de artes en la sitiada Mariupol, donde 400 personas se habían refugiado de los combates, según funcionarios de la ciudad. Tanto el gobierno de Kyiv como las autoridades de la ciudad de Mariupol rechazaron rotundamente los términos del ultimátum ruso de que la ciudad se rindiera el lunes por la mañana. Cientos de miles de personas están atrapadas en la ciudad y hay informes espantosos de escasez de alimentos y agua y condiciones desesperadas. Algunos expertos temen que este sea un oscuro presagio de un destino que podría caer sobre Kyiv.

El ataque contra los civiles parece ser tanto un intento deliberado de Moscú de hacer estallar la notable moral y resistencia de Ucrania –como de bombardear una nación independiente y soberana que, según Putin, no tiene derecho a existir– en añicos para aplastar sus sueños de unirse a Occidente.

Los gobiernos occidentales han respondido enviando misiles antitanque y antiaéreos a Ucrania en lo que ahora es una guerra indirecta con Rusia, lo que habría parecido una perspectiva increíble hace solo unas semanas. La ansiedad sigue siendo aguda de que el conflicto pueda convertirse en una conflagración más amplia entre Estados Unidos y Rusia, las principales potencias nucleares del mundo.

Esta es la situación tensa que enfrentará Joe Biden cuando haga el viaje más crítico de un presidente de EE.UU. a Europa en muchos años esta semana, aunque con expectativas limitadas de un gran avance en los esfuerzos diplomáticos para poner fin a la guerra.

Antes de la misión de Biden, ahora están surgiendo algunos detalles de los posibles parámetros de las negociaciones destinadas a alcanzar un alto el fuego. Zelensky quiere conversaciones en persona con el líder ruso para resolverlos.

“Estoy listo para negociar con él. Estuve listo durante los últimos dos años. Y creo que sin negociaciones no podemos terminar esta guerra”, dijo Zelensky a Zakaria en una entrevista exclusiva.

“Creo que tenemos que usar cualquier formato, cualquier oportunidad para tener la posibilidad de negociar, la posibilidad de hablar con Putin. Pero si estos intentos fallan, eso significaría que esto es una tercera guerra mundial”, dijo.

El presidente Recep Tayyip Erdogan de Turquía, miembro de la OTAN que también tiene vínculos amistosos con Moscú, se ha ofrecido a hospedar tanto a Zelensky como a Putin para facilitar las negociaciones para poner fin a la guerra. Pero todas las tácticas diplomáticas internacionales hasta ahora han fracasado en lograr incluso un progreso menor con Putin.

Los obstáculos estratégicos para poner fin a la guerra

Existe un escepticismo generalizado de que el hombre fuerte ruso, que tiene un historial de infligir una matanza de civiles en Siria y Chechenia, tenga alguna intención de hablar de paz todavía. Si bien existe un fuerte argumento de que Putin calculó mal y provocó un desastre estratégico y económico en Rusia, también existe un escenario en el que continuar la guerra tiene sentido en su visión idiosincrásica del mundo.

Todavía no hay señales de que las sanciones debilitantes y las fuertes pérdidas rusas hayan cambiado sus cálculos. Y destruir ciudades ucranianas enteras con una fuerza contundente, una guerra al estilo de mediados del siglo XX y castigar a su gente es una dura declaración sobre su intolerancia por la expansión de la OTAN, un bloque al que Ucrania alguna vez esperó unirse. Mientras tanto, el gran éxodo de refugiados hacia Europa Occidental presionará a las democracias a las que se dedica a desestabilizar y amenazará uno de los mayores triunfos históricos de la política exterior de Estados Unidos: una Europa libre, segura y pacífica durante casi 80 años después de la Segunda Guerra Mundial. Y si hubiera una nueva Guerra Fría con Occidente, iniciada por la aterradora retórica de Putin sobre las armas nucleares, reviviría un período en el que Moscú podría ejercer el poder mundial y tomar a sus rivales como rehenes con sus amenazas de escalada.

También pesan contra las esperanzas de un avance inmediato los extraordinarios cambios nacionales y geopolíticos causados por el mayor combate terrestre en Europa desde la década de 1940.

Putin justificó la guerra con una versión retorcida de la historia al advertir que Ucrania –miembro fundador de la Unión Soviética– no tenía derecho a su soberanía o independencia y que los ucranianos eran cultural y étnicamente rusos.

Pero el sentido de nacionalidad ucraniana y la identificación con los europeos se han solidificado por la extraordinaria muestra de unidad y resistencia entre los civiles y un esfuerzo enorme de la UE para apoyar a Kyiv y a millones de refugiados.

Como resultado, cualquier solución que implique que Ucrania se aísle de Occidente sería difícil de vender para Zelensky a su pueblo, especialmente después de que tantos civiles han muerto en la lucha de la nación por su vida.

Putin –después de apostar efectivamente toda la economía rusa golpeada por las sanciones y su credibilidad nacional e internacional en la invasión– no puede darse el lujo de que lo vean perdido. Eso significa que impulsará un trato duro en cualquier conversación de alto el fuego, si finalmente decide que está listo para la diplomacia.

Mientras tanto, en un sentido estratégico más amplio, Occidente necesita que Putin sea percibido como el perdedor del conflicto, ya que busca disuadir más aventuras rusas, potencialmente a los estados de la OTAN, lo que podría desencadenar una confrontación desastrosa entre Moscú y Occidente que podría convertirse en una guerra nuclear.

“Putin no debe ganar esta guerra”, dijo el primer ministro de Estonia, Kaja Kallas, a Jake Tapper de CNN en “State of the Union” el domingo.

Kallas, que estará en la apresuradamente convocada cumbre de la OTAN a la que asistirá Biden esta semana en Bruselas, dijo que la estrategia de la alianza debe centrarse en que cada miembro refuerce su defensa y aísle a Rusia en “todos los niveles políticos”.

Además de las amplias cuestiones estratégicas que hacen que un alto el fuego sea una perspectiva esquiva a corto plazo, los intrincados detalles de la diplomacia subrayan el abismo entre Rusia y Ucrania, después de múltiples rondas de conversaciones inconclusas entre sus delegaciones.

Según el portavoz presidencial turco Ibrahim Kalin, Putin expuso sus requisitos para un alto el fuego con Ucrania en una llamada con Erdogan el jueves.

“El señor Zelensky está listo para (negociaciones). El señor Putin, por otro lado, opina que las posiciones aún no están cerca entre sí para las conversaciones a nivel de liderazgo”, dijo Kalin en una entrevista con el periódico turco Hurriyet publicada el sábado.

Putin exigiría que Ucrania declare la neutralidad, renuncie a la membresía en la OTAN y se desarmey declarare la neutralidad basándose en un modelo austriaco, que Kyiv ya ha descartado como una posibilidad poco realista, dijo Kalin. Sin embargo, un diplomático europeo le dijo a CNN la semana pasada que el marco de neutralidad al estilo austriaco no estaba muerto.

Putin también quiere la “desnazificación” de Ucrania, agregó Kalin. La comparación del líder ruso del gobierno de Kyiv con los nazis no solo es una acusación falsa, implica que para que haya paz, Zelensky y sus ministros deben dimitir a favor de un gobierno aceptable para Moscú, una condición que sería difícil de aceptar para Ucrania y eso acabaría efectivamente con la democracia que está luchando por salvar.

Zelensky ya ha hecho una aparente concesión a Rusia, al decir que Ucrania tiene que reconocer que no puede unirse a la OTAN. Ha pedido una retirada completa de Rusia de su país y garantías de seguridad occidentales para evitar una futura incursión, un marco que podría entrar en conflicto con el deseo de Rusia de purgar a Ucrania de la influencia occidental. Y es probable que el estatus de las áreas separatistas prorrusas en el este de Ucrania, incluida Crimea, previamente ocupada por Moscú, sea una pregunta difícil que podría llevar años resolver.

También existe un profundo escepticismo de que Rusia sea sincera al poner fin a la guerra o de que se pueda confiar en que cumplirá los términos de cualquier acuerdo. La suposición de trabajo en Occidente es que Putin buscará controlar Ucrania de una forma u otra en el futuro, según diplomáticos que hablaron con Kylie Atwood y Jennifer Hansler de CNN.

“Hemos visto mentiras, mentiras y más mentiras”, dijo un diplomático europeo. Otro agregó: “Simplemente no estamos seguros de si puede confiar en que los rusos mantendrán su palabra, si dicen que respetarían esta neutralidad”.

Fuente: CNN.com

Written by: NotiHoy

Rate it

Previous post

Mundo

El presidente Joe Biden hablará el viernes con Xi Jinping de China.

Esta llamada llega en un posible punto de inflexión para los lazos entre Estados Unidos y China. Los funcionarios de la Casa Blanca observan con creciente preocupación la incipiente asociación entre Xi y el presidente ruso, Vladimir Putin, y la respuesta de China a la invasión rusa de Ucrania ha resultado preocupante para los observadores occidentales. Beijing no parece ser ni un apoyo total ni una oposición directa, lo que […]

today18/03/2022 3

Post comments (0)

Leave a reply


0%